La red criminal operaba en distintos estados y siempre asistía a las tiendas de Apple para suplantar la identidad de sus víctimas.

Parece que estafar a Apple se volvió un oficio de tiempo completo. Hace poco veíamos cómo dos jóvenes sacaron provecho de la compañía para echarse un millón de dólares al bolsillo. Esta vez, se destapó que una red criminal compleja terminó robando más de 19 millones de dólares en iPhones.

La agrupación tenía su sede en la ciudad de Nueva York. Según las autoridades, durante más de 7 años sus miembros suplantaron a los clientes de Apple para obtener celulares a muy bajo costo o gratis. Estos terminaban vendiéndolos en el mercado negro, lo que les terminó generando las millonarias ganancias.

Los seis miembros que cayeron fueron procesados a finales de abril. Estos están acusados de los delitos de fraude postal, conspiración y robo de identidad con agravantes.

¿Cómo operaban?

Según Quartz, un colaborador de la red, identificado como «CW-1», contó los detalles de la gran estafa. Tal y como relata, lo que hacían los criminales era conseguirse los datos de numerosos clientes de Apple a lo largo de EE.UU. Posterior a ello, conseguían tarjetas de identificación y tarjetas de crédito falsas para hacerse pasar por ellos.

Así, iban a las tiendas de Apple reclamando que querían actualizar sus iPhones al modelo actual. Para obtener los nuevos teléfonos, solicitaban pagos a cuotas por muchos meses. Una vez sus víctimas se daban cuenta, ya el grupo se había salido con la suya. Estas operaciones las hicieron a través de 34 estados.

Según cuenta CW-1, para estas operaciones cada miembro era acompañado con un conductor. Cada ciertos días, terminaba enviando un cargamento de iPhones hasta Nueva York, donde los almacenaban para su venta. El informante contó que alcanzó a hacer 18 trabajos con el grupo, que le pagaba 100 dólares por celular.

No obstante, esto fue sospechoso para algunos trabajadores de la compañía de correo que contrataban. Uno de ellos notó cómo un gran número de paquetes llegaban siempre a los mismos dos almacenes ubicados en el Bronx. Además, muchos más paquetes salían de los mismos almacenes a otros estados sin direcciones específicas de hogar.

El empleado le dijo a las autoridades, quienes destaparon 39 paquetes sospechosos. En ellos encontraron cerca de 250 iPhones junto a tarjetas de crédito e identificaciones falsas.

Comments are closed.

Post Navigation